Alberto Hurtado el patrono de los trabajadores chileno

Alberto Hurtado el patrono de los trabajadores chileno

13 de octubre de 2020 Desactivado Por conviccionradio

Nacido en Viña del Mar a comienzos del siglo XX, específicamente en el año de 1901, el sacerdote Jesuita, abogado de profesión y además legislador chileno, Alberto Hurtado es uno de los grandes emblemas de los santos nacidos en Chile, venerados por sus paisanos, cuya labor santoral le ha valido para que haya sido nombrado como el patrono de los trabajadores de esa nación austral. 

A pesar de haber tenido la posibilidad de estar alejado por razones de estudio de la vida religiosa, su vocación católica no se le separó nunca e ingresó a la Compañía de Jesús en el año de 1923, recibiendo la orden sacerdotal diez años después, con lo cual consagró su vida a la ayuda al prójimo y por consiguiente a los más desposeídos, no sólo de su país natal, sino donde ejerció su sacerdocio. 

Su trabajo como sacerdote de la iglesia católica se enfocó en procurar el acercamiento de la juventud, así como a la defensa de los pobres y los trabajadores, acciones que le valieron el repudio de la sociedad chilena considerado incluso por la misma iglesia, como un sacerdote comunista por su incansable labor social. 

Su beatificación y canonización

Al Padre Alberto Hurtado se le acreditan muchos milagros, pero el que pasó todos los rigurosos requisitos de la iglesia, primeramente para su beatificación fue su mediación en la curación de un tumor en el cerebro que afectaba la vida de la Sra. María Cabezas, siendo beatificado por al ahora también Santo Juan Pablo II en octubre del año de 1994. 

El segundo milagro del beato Alberto Hurtado, con el cual se lograría su canonización en el 2005 por parte del Santo Padre Benedicto XVI, fue el que realizó a una joven de nombre Viviana Galleguillos, quien ingresó grave y al borde de la muerte a un centro asistencial en la ciudad natal del Padre Hurtado, saliendo tiempo después completamente sana, situación que fue certificada por los médicos y la respectiva comisión de El Vaticano.